lunes, 5 de junio de 2017

Un PLD adicto a la corrupción - Por Fausto Herrera Catalino

Respuesta al artículo del Dr. Leonel Fernández
Un PLD adicto a la corrupción
Por Fausto Herrera Catalino
“La verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita siempre complicidad”
Epicteto de Frigia (55-135), filósofo estoico.
El meteórico ascenso político, económico y social de la dirigencia del Partido de la Liberación Dominicana conllevó un proceso de movilidad de la pequeña burguesía a una clase corporativa,  que gobierna al amparo de una dominación corrupta.
Por la dimensión internacional del caso Odebrecht es la culminación de múltiples escándalos sin la correspondiente sanción judicial. ¡Justicia ejemplar, sin privilegios ni exclusiones, es la demanda actual de la sociedad dominicana!
Una sumaria relación de la corrupción en los gobiernos peledeístas, a continuación:
a) La capitalización de la Corporación Dominicana de Electricidad, más de milmillones de dólares debieron entrar en las arcas del Banco Central de la República. El país no recibió un dólar de dicha suma.
b) Estafa a Molinos Dominicanos, que envuelve la suma de 300 millones de pesos dominicanos.
c) El pretexto de “pagar o matar” del Programa de Empleo Mínimo Eventual (PEME), donde se malversaron mil millones de pesos dominicanos.
d) El caso Sun Land, del cual, todavía hoy, se desconoce cuánto el gobierno invirtió de los US$130 millones de dólares en infraestructuras.
e) La construcción de la cárcel en Higuey costó 1,200 millones de pesos, cinco veces el valor de una similar construida por la Procuraduría General en Moca.
f) Mientras que un parqueo de estacionamiento en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, salió por mil millones de pesos sin tener que comprar el terreno.
g) Irregularidades en el Seguro Médico para Maestros (SEMMA), 17 funcionarios fueron sometidos por haber malversado RD$500 millones de pesos.
h) El expediente de los aviones Súper Tucanos
i) La sobrevaluaciones en las remodelaciones de hospitales públicos, entre otros casos.
Los referidos desfalcos de las finanzas públicas son actos de la delincuencia política.
Enun reciente artículo “Odebrecht y el combate contra la corrupción”, el ex presidente Leonel Fernández,en defensa de la inconducta del PLD exponeun enfoque distorsionado por cuando la magnitud de la impunidad que impera es consecuencia del modelo de gestión que ha ejercido su organización partidaria.
Ojalá que el párrafo final del presidente del Partido de la Liberación Dominicana no sea para influiralJuez de la Instrucción Especial de la Suprema Corte de Justicia, nombrado durante su administración de gobierno, a favor de un  No ha Lugar de los imputados que una simple auditoría visual condena.
El país no resiste otra frustración de la administración de la Justicia. Esta vez el mundo observa y espera quecon el impulso de la Marcha Verde dé inicio al saneamiento del quehacer político nacional.
A propósito del momento que vive la República Dominicana, al concluir cito al profesor Juan Bosch “Los dominicanos saben muy bien que si tomamos el poder no habrá un peledeísta que se haga rico con los fondos públicos; no habrá un peledeísta que abuse de su autoridad en perjuicio de un dominicano; no habrá un peledeísta que le oculte al país un hecho incorrecto, o sucio o inmoral”.
6 de junio de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario