lunes, 5 de junio de 2017

El descaro de los hijos de #Odebrecht - Nolberto Luis Soto

El descaro de los hijos de Odebrecht

Las cuentas corren velozmente por el sistema bancario nacional e internacional y todo queda en un pasmado silencio cómplice
Nolberto Luis Soto - 4 de Junio de 2017 -
Nolberto Luis SotoSaben ustedes que en estos días he pensado con demandada insistencia el shock por el que atraviesa nuestra sociedad dominicana por los escándalos repetitivos que a manera de onda longitudinal invaden los estratos sociales de su espacio político.
Analizando los eventos asociados a Odebrecht uno llega a la conclusión de que no hay espacio ni estamento que no haya sido tocado por las acciones truculentas de la corrupción, el soborno, cubierta por la hipocresía y falsedad de los autores y socios. Andamos muy mal, porque es una asociación de malhechores, que ha perdido la vergüenza, capaz de sonreír con toda normalidad, descaradamente como si nada pasara.( véase los rostros sonrientes, gestos y palabras de algunos)… “En el lodazal, pero no salí enlodado”.
Tenemos que revisarnos con profundidad porque del fondo del alma solo brota ambición, mentira, hipocresía, egoísmo y avaricia de fortuna. Esta última es el leif motiv de nuestras apetencias y expectativas. Actuamos como si fuera la última oportunidad de la vida y aspiramos a encumbrarnos en la materialidad de un patrimonio en incesante competencia que no se detiene.
Posesión de departamentos de lujo con valor de más de un millón de dólares, que el pueblo nombra como Torre de la corrupción; depósito de suma millonaria en banco sorpresivamente a título de cuenta personal y los banqueros la aceptan sin impedirlo, haciendo permisible el lavado de activos.
Las cuentas corren velozmente por el sistema bancario nacional e internacional y todo queda en un pasmado silencio cómplice; nadie se atreve a tocar esa tecla tan poderosa, siendo así que el Procurador General no llama a banqueros para que expliquen ese comportamiento violador de las leyes y normas establecidas. Con la tecnología actual resulta muy fácil y accesible seguir y monitorear la fortuna mal habidas de los depositantes, incluso los imputados en el presente caso y otros ignominados por razones políticas y clasistas.
La asociación de malhechores es una larga cadena implicada en un sistema de impunidad, complicidad y saqueos, que con sólo mirar hacia el firmamento de la Ciudad Capital, con sus cadenas de Torres deducimos la existencia de una economía de lavado de activos, dado a que nuestra economía no puede explicar ese crecimiento vertical, con tanta pobreza y no es necesario ser economista para comprender ese fenómeno anómalo, que callan muchos irresponsablemente.
Los imputados y todavía no imputados (desde luego en espera de pruebas documentales o testimoniales) soltarán informaciones por causas de resentimientos políticos e irritación personal que sacudirán los cimientos mismos de los partidos, segmentos sociales e instituciones secuestradas por el monopolio de poder, como jamás habíamos contemplado desde la Era de Trujillo. Todo en marcha por la presión social de movimientos éticos que sacrifican su tiempo y trabajo por el rescate de esta podrida sociedad.
Ahora, advierto que a partir de este tsunami se levanta una esperanza perdida, un despertar inaudito; aparece un paradigma diferente que la gente comenta y recibe con satisfacción, porque irrumpe similar a un dolor de parto el drama de Odebrecht con toda su carga de impunidad a la costumbre inveterada del Gobierno del PLD en alrededor de 15 años.
Ahora las cosas han cambiado, dado a que este caso alberga una dimensión internacional, cuyas averiguaciones e informaciones nos vienen de Brasil y su Procuraduría, así como se espera de los Estados Unidos, donde fue llamado el Procurador dominicano. En nota la propia Embajada Norteamericana informa de más implicados en dicho desfalco y sobrevaloración de obras, que enriquecieron a funcionarios del Gobierno y legisladores. Hoy de su riqueza salen publicados los datos con cuadros estadísticos de fortuna que no soportan un mínimo de cálculos acerca del monto y su manera de como se multiplicaron sus ahorros en menos de diez años.
La caja de Pandora se ha destapado y se coge el riesgo que salgan volando muchos nombres e imputados que jamás quiso el Gobierno se supiera, evitando todo tipo de auditorías e investigaciones judiciales, no obstante haber una Oficina de Transparencia Pública, otra de Ética Gubernamental y la Cámara de Cuentas, que negaban constantemente estos sobornos y hasta el mismo Presidente Medina cuando declara: “díganme donde están  los hechos de corrupción que uds conocen”.
Nos salvó del encubrimiento el destape con escalada internacional que no pudo evadir el Comité Político del PLD. Ya lo decía en otros artículos, que de tanto tragar comida, la serpiente termina atorada por ambiciosa y tragona.  Lo lamentable es que haya imputados selectivos de otras organizaciones opositoras, que les restan fuerzas a esta lucha de alianzas por el bien de la regeneración ética de la sociedad. Que las pruebas hablen y paguen los responsables de sobornos, sea quien sea sin miramientos políticos. El mundo político y empresarial recibe un castigo moral que pondrá a pensar a corruptos so pena de que sus personas y familiares caigan en el más vulgar descrédito público y que devuelvan el patrimonio saqueado.
http://acento.com.do/2017/opinion/8463005-descaro-los-hijos-odebrecht/

No hay comentarios:

Publicar un comentario