lunes, 5 de junio de 2017

Los cambios políticos en el escenario creado por el escándalo #Odebrecht

Los cambios políticos en el escenario creado por el escándalo Odebrecht

Sin embargo, el danilismo, que es la tendencia en el poder en este momento, no resulta afectado, quedando prácticamente indemne de este escabroso escándalo. El silencio de Leonel Fernández resulta más que elocuente.
Acento.com.do - 3 de Junio de 2017 -
Foto: Reunión del Comité Político del PLD
La semana que acaba de transcurrir ha sido copada por las actuaciones del Ministerio Público en relación al caso Odebrecht. Pero sobresalen las implicaciones de imputados vinculados a los proyectos iniciales de la empresa en la República Dominicana. Hay pocas revelaciones o decisiones sobre los proyectos más importantes, como las plantas de Punta Catalina, o los financiamientos ilegales de la campaña electoral del 2012.
Los imputados por los fiscales de Brasil han señalados. Ya sabemos de las implicaciones de funcionarios dominicanos que recibieron supuestamente sobornos. Nada sabemos de las acciones sobre las campañas electorales financiadas con dinero de Odebrecht. Eso está en el olvido, por lo menos por ahora. La atención de la Procuraduría General de la República está colocada en las revelaciones de funcionarios de Brasil sobre los sobornos recibidos para obras entre los años 2001 y 2008. Nada de llegar hasta la concesión y contrato de Punta Catalina, la más cara de las obras ejecutadas por Odebrecht en el país en su historia de 17 años de relaciones comerciales.
Marco Vasconcelos Cruz y otros funcionarios de Odebrecht ofrecieron testimonios a las autoridades de Brasil y esos testimonios fueron enviados a la República Dominicana. Los administra con sigilo la Procuraduría General de la República, y nadie más tiene acceso a los documentos. Pero las dudas son más que razonables.
El documento de la Procuraduría General de la República solicitando medidas de coerción contra 14 personas imputadas no tiene el rigor jurídico que se esperaba, luego de cinco meses de investigaciones. Parece un relato novelesco con muchas presunciones y un método de análisis extraño. En algunos casos se ofrecen datos de certificaciones de depósitos de la Superintendencia de Bancos, sobre imputados que habrían recibido dinero y lo habrían llevado a bancos comerciales, y en otros casos la presunción de culpabilidad se sustenta en el aumento del patrimonio de la persona señalada, a partir del análisis de sus declaraciones juradas de bienes.
Queda la impresión de que Angel Rondón, quien aparece como representante comercial de Odebrecht, estaría denunciando a las personas que recibieron sobornos, pero no es el caso. Son los fiscales los que acusan a Rondón de haber sobornado, y las pruebas de tales imputaciones están por verse todavía.
Algunos errores han sido lamentables, como pedir prisión para una persona investigada, y luego decir que aún esa persona no podía ser llevada a prisión. O la declaración del Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, en el sentido de que están todos los que son y son todos los que están.  Y el proceso apenas comienza. O la traducción fallida de la carta del Procurador General de la República a las autoridades de Brasil, solicitando los informes entre el el 2001 y el 2014, y la versión en portugués se fue con la solicitud de informaciones entre el 2001 y el 2004. ¿Cuál versión de la carta cree usted que se habrá leído en Brasil, la que estaba en portugués o la original en castellano?
Sorprende que la Procuraduría General de la República haya dicho en su documento de 336 páginas, solicitando las medidas de coerción a los imputados, que las 17 obras desarrolladas o en desarrollo por Odebrecht en el país se consiguieron por los sobornos, y luego aclara que los sobornos para la más grande de las obras, Punta Catalina, fueron para conseguir el financiamiento. Y no hay nadie detenido ni sometido, y la Procuraduría ya sostuvo que en esa obra no hubo sobornos en la concesión. Ya con sólo esa afirmación quedó borrada del mapa la comisión creada por el presidente Danilo Medina para investigar todo lo relacionado con Punta Catalina.
Ni el Procurador Jean Alain Rodriguez ni nadie con suficiente poder se ha querido referir al financiamiento ilegal de las campañas electorales desde el 2001 hasta el 2016. Joao Santana y Mónica Moura son personajes importantes en Brasil y en la República Dominicana, y están bajo prisión en su país, pero aquí pareciera que actuaron como santos, con el más respetuoso apego a las normas éticas. Cinco entidades sometieron una instancia a la Procuraduría sobre este tema, pero no parece que el Procurador esté en condiciones de atender esa petición, pese a lo razonable del planteamiento.
Las implicaciones de líderes de la oposición es otro elemento a tomar en cuenta. Los imputados son del PLD y del PRM, fundamentalmente. Son los dos principales partidos políticos del país. Sin embargo, el danilismo, que es la tendencia en el poder en este momento, no resulta afectado, quedando prácticamente indemne de este escabroso escándalo. El silencio de Leonel Fernández resulta más que elocuente.
Estamos seguros de que esta ha sido la semana que dividirá los procesos electorales de los próximos años, entre un antes y un después. Tenemos que esperar para conocer qué pasará en el PLD, porque ya su Comité Político no será igual, ni su Comité Central, y si Temístocles Montás decide hablar, y dice mucho más de lo que ha dicho hasta ahora, habrá todavía más derrumbes en los ámbitos del poder. Luego de esta semana el país ya no es el mismo. Eso estará por comprobarse con los acontecimientos que nos esperan.
http://acento.com.do/2017/opinion/editorial/8462761-los-cambios-politicos-escenario-creado-escandalo-odebrecht/

No hay comentarios:

Publicar un comentario