martes, 6 de junio de 2017

DAVID VIVIÓ Y SUFRIÓ LOS SACRIFICIOS DE SUS PADRES

DAVID VIVIÓ Y SUFRIÓ LOS SACRIFICIOS DE SUS PADRES

Todo el que ha seguido la carrera de David Ortiz, ha visto muy de cerca a su padre, don Leo.
Muchos no conocieron o recuerdan a su madre, que murió en un accidente de tránsito a principios de la década del 2000.
Sin embargo, en su libro, Ortiz destaca los esfuerzos que sus padres siempre hicieron para darle la mejor crianza y mantenerlo en el buen camino.
“Mis padres hicieron decenas de sacrificios para que tuviéramos siempre más comida y asistiéramos a mejores colegios; mi papá siempre arreglaba los carros de otros, mi mamá se iba de viaje a comprar ropas, telas y muñecas hasta en Curaçao para venderlas en el país. Recuerdo muchas veces que mi papá se iba en un motor a llevarla al aeropuerto. Para esos tiempos, no veía a mi papá mucho aparte de los domingos, porque siempre estaba haciendo un trabajo extra para conseguir más dinero”, explica Ortiz en su libro “Big Papi, My Story” que escribió junto a Michael Holley y que fue publicado recientemente.
Ortiz ganó tres campeonatos con los Medias Rojas de Boston y se convirtió en una de las grandes leyendas del béisbol en dicha ciudad.
No obstante, recuerda en su libro su infancia en Haina y cómo nunca contradijo lo que sus padres le pedían.
“Recuerdo cuando nos mudamos a una nueva casa, luego que mis padres se separaran, aunque mi papá se mantuvo como una parte importante de mi vida. Yo llegaba a casa de la escuela con un amigo, y mi papá lo miraba de arriba a abajo antes de dar un veredicto.
“Si no le caía bien, si no le gustaba lo que veía, decía “David, no vas a andar con ese muchacho” Y ahí terminaba todo. Si mi papá o mi mamá me decían que hiciera algo, lo hacía sin preguntar”, relató.
También habló de cómo esas enseñanzas lo ayudaron a superar las adversidades, incluso en un momento de su vida, con 20 años, cuando pudo haber cometido un error que le costara la carrera que lo llevará en cinco años al Salón de la Fama de Cooperstown.
“Una vez, en las menores, se produjo un pleito en un nightclub entre mis compañeros y algunos muchachos de Winsconsin. Fue una locura, y yo estaba molesto por la forma en que los habían tratado. Tiffany (su esposa) me dijo después: ‘Me sorprende que no los golpearas’ y yo le respondí que yo era un tipo grande y que podía hacerle mucho daño al que golpeara. Ella todavía hoy me recuerda eso y me dice que le impresiona que a los 20 años yo pudiera pensar antes de actuar. Le doy crédito a mis padres por todo eso que me enseñaron”, contó.
http://hoy.com.do/david-vivio-y-sufrio-los-sacrificios-de-sus-padres/

No hay comentarios:

Publicar un comentario