lunes, 15 de mayo de 2017

Diandino imputado en El Informe - Nolberto Luis Soto

Diandino imputado en El Informe

En los pliegues de su rostro ante la televisión en el Programa El Informe, advertíamos los televidentes a un personaje abatido, angustiado, desesperado, enjuto y atrapado en una encrucijada de la que no se escapa nadie.
Nolberto Luis Soto - 14 de Mayo de 2017
Nolberto Luis SotoEn los pliegues de su rostro ante la televisión en el Programa El Informe, advertíamos los televidentes a un personaje abatido, angustiado, desesperado, enjuto y atrapado en una encrucijada de la que no se escapa nadie. Una sola distensión no pudimos presenciar en el empresario y funcionario público Diandino Peña frente a las preguntas de la comunicadora Alicia Ortega, que desataba una batería de interrogantes bien hilvanadas, bajo el imperio de una lógica tan coherente soportada por documentos a granel, tan propio de una investigadora profesional que trabaja con evidencias y pruebas documentales. Toda la culpa se retrataba en su faz, que conmovía con penas hacia los televidentes por aquello de las neuronas espejos que levantan los sentimientos de protección en la naturaleza emocional de los seres humanos, de donde emerge la solidaridad y la cooperación.
Alicia Ortega, sin proponérselo, y puedo estar equivocado, se traducía en verdugo implacable que devoraba con preguntas molestas e inquisidoras las contradicciones de aquel infeliz personaje, que no obstante su emporio empresarial de riqueza, lucía pobre y desamparado, carente de iniciativas al sentirse perplejo, tal como el mismo al final del programa  se auto confeso ” sorprendido” porque no esperaba que dicho programa iba a tomar esa orientación. Por eso, pedía tiempo para consultar a sus financieros y remitir los “papeles” de sus veinte y nueve empresas a la comunicadora Ortega. Dicha entrevista en mi modesta inteligencia se tradujo en un pus entre una magistrada empecinada en develar los hechos bochornosos y un imputado sentado en el banquillo de los acusados, atrapado en la red mafiosa que el mismo tejió. La hipocresía brotaba con morbosa ironía en sus parcas respuestas, que hasta el más inocente en los asuntos políticos y sociales se postraba incrédulo ante la contesta insegura que ofrecía, más que un entrevistado, un imputado: Diandino Peña.
Otro filón, que se extrae de la entrevista, es el referido al arsenal de documentos que la comunicadora llevo en su fardo, como demostración de tantas empresas a nombre de Diandino Peña sirviéndose con la inversión pública y el patrimonio del pueblo, algunas de las cuales el atestiguaba no recordar el pago de impuestos. De nuevo la hipocresía en su lenguaje y la amargura en su rostro a manera de víctima.  ¡Pobre víctima! Se nos presenta ahora como el hombre sin poder, mientras tanto sigue en la Opret y sus familiares cosechando los frutos de ese ” gran trabajo”, al dirigir sus empresas y el sólo devengar los 250 mil pesos mensuales por el cargo público. ¡ Ni Chacumbele se lo cree!.

Sin embargo, Diandino y todo el PLD debe saber, que por encumbrado que se encuentre, que todo poder tiene un límite y parece que su estrella se apaga en estos momentos vapuleado por las intrigas políticas y la pugna al interior de su partido; lo persigue la sombra del último Mohicano, pues todo indica que ese hombre de Leonel Fernández  comienza una viacrucis política por ser el último zar de esa tendencia a la baja. ¿Quién facilito esos documentos a Alicia Ortega?. Pues no son dos o tres papeles, son un Arsenal, bien organizados y puntuales en cada tema que se desea desbrozar y enrostrarle al entrevistado para que se cocine en su propia salsa. Evidentemente que funcionarios danilistas pudieron estar contribuyendo con informaciones, a modo de una estrategia para desarticular ese poder empresarial y a su jefe. Eso es lo que se dice en las calles: Danilo en asecho contra Leonel y es la oportunidad de oro por aquello de Quirino Paulino y lo que puede venir sí Leonel saca cabeza y se encumbra. Es curarse en salud para los danilistas, si el León cruje desgarra al tigre despedazándolo.
Diandino así, es una ficha del tablero político que jugando con verdadero poder, como lo fue con el Presidente Leonel Fernández al frente de Ministerios y la construcción del Metro; hoy ese mismo tablero se ha movido porque el Presidente lo es Danilo Medina, que no es santo de su devoción. Justamente la noche del viernes 11 de mayo al terminar estas notas se anuncia su destitución, como esperábamos. Destitución que constituye una movida táctica para vender la idea de que el Gobierno tiene interés en actuar afrontando los escándalos  de Odebrecht, sirviéndose del caso de Diandino, personaje vinculado a Leonel, trasluce la imagen de que algo se hace, desdiciendo el pedido del Movimiento Verde contra la impunidad. Me imagino a Danilo recurriendo a ese argumento baladí en próximas comparecencias. http://acento.com.do/2017/opinion/8456975-diandino-imputado-informe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario