domingo, 18 de junio de 2017

Más allá de la curva - Por Yvelisse Prats-Ramírez de Pérez EN PLURAL @YvepraPrats

EN PURAL

Más allá de la curva 

Puntos de vista sábado, 17 de junio de 2017

  • Más allá de la curva
Yvelisse Prats-Ramírez de Pérez
yvepra@hotmail.com
Algunas personas, supongo que bien intencionadas, me aconsejan que no mencione tanto el socialismo democrático, porque despierta suspicacia, se confunde lo de socialismo con comunismo.
Sé que se lee poco en el país, y que lo que se lee no se comprende, como lo demostraron Cerce, Terce, Pisa, y que el mismo Instituto de Investigación del Minerd, lo había advertido.
Aún con ese analfabetismo funcional que aqueja a tantos dominicanos, no creía que la ignorancia fuera tanta.
Retrotraer a la gastada sinonimia socialismo-comunismo,es brincarse de un salto clasificaciones, especificaciones y análisis que a uno le da pena comprobar cuan poco estudian y que atraso tan grande exhiben quienes no conocen ni el ABC de las teorías políticas.
Pero, con estos bueyes tenemos que arar, o sea, como maestra y política, me adapto en el entorno, al aula. Hablaré de democracia social, de ahora en adelante, supongo que la magia a veces engañosa que tiene el vocablo democracia calmará dudas y contribuirá a que se conozca mejor la taxonomía de las doctrinas políticas.
El concepto de democracia social no es una invención. Lo encontramos en teóricos latinoamericanos: Borja, Peña Gómez, Boersner. En Europa, un excelente texto editado por la Fundación Friedrich Ebert, erudito a la vez que didáctico, gira alrededor de la democracia social, no como sustituto, sino como complemento de socialismo democrático.
Los ideólogos latinoamericanos, sangre más caliente, pobreza mayor, desigualdad hiriente, llegaron más allá: ‘’Democracia tridimensional’’ decía Rodrigo Borja, Peña Gómez también, política, económica y social; nuestro líder enfatizó en la base material del modelo: ‘’No hay democracia sin pan’’.
El que lee el texto publicado por la Fundación Friedrich Ebert que menciono, y que puede encontrarse en el internet, entenderá, se tranquilizará también, comprobando que no es una ‘’Toma de la Bastilla’’, devastador y súbito, el cambio de modelo.
El neoliberalismo apuesta por la desaparición de la ideología, por la subordinación de la política al Mercado. Para desacralizar ese modelo desestructurado, perverso, se requiere de tiempo, de formación, de planificación, de acuerdo, de bloques, de ir recuperando  el  valor de la solidaridad sustituido en la versión neoliberal de la globalización por el triunfo de los fuertes sobre los débiles.
Será una tarea ardua, porque como toda reforma profunda, encara construcciones políticas, bancarias y también culturales, estereotipos y clichés.
Por eso, planteo un constructo procesual. Cada paso, cada batalla ganada, será un adelanto, se unirá como un eslabón en la cadena de acciones reformadoras que se habrán previsto en programas correspondientes.
‘’Pacto social’’ es un reclamo que he escuchado en estos días convulsos entre Odebrecht y el ‘’cuco’’ de una reforma fiscal que se convertirá como otras veces en pesada carga de nuevos e injustos tributos.
Podemos empezar ahora  que los partidos políticos, que aún tenemos credibilidad porque conservamos algo de ética, tenemos como interlocutor válido, poderoso,  plural, aliado, al gigante social verde, despierto, enojado, rebelde con causa.
Sé que el tema ahora es la lucha contra la corrupción y la impunidad. Pero, en 2020 habrá elecciones. Las leyes, electoral y de partidos, se discuten, en condiciones desventajosas para la democracia, una mayoría gobernante mecánica tratará de imponer de nuevo condiciones desiguales, viciadas.
La justicia, como se concibe teóricamente, no existe en el país. Es el caso de delitos comprobados, que se absuelven paradójicamente por ‘’falta de pruebas’’ aun cuando se hayan sometido en voluminosos expedientes.
El sistema de salud anda mal, la educación ya está juzgada y condenada por evaluaciones internacionales de calidad. Y la deuda ¡ay, la deuda! nos abruma a nosotros y a nuestros descendientes.
Problemas así, no pueden tratarse, ni enfrentarse, solo a retazos. Hay que tener una visión holística, omni abarcante que vaya más allá de la curva, transcienda la problemática actual en una perspectiva de futuro.
Nuestros problemas no son coyunturales, sino sistémicos.
Resolver el ‘‘estudio de caso’’ que es la corrupción y la impunidad, no bastará: aunque limpiar la casa será un buen comienzo.
El entusiasmo que ahora convoca fuerzas sociales y políticas debe mantenerse, quizás más reflexivo y racional, planificado, para, como dice Fafa Taveras, ‘‘Refundar la República’’.
La magnitud del plan, requiere de un eje transversal: la ideología; careciendo de ella devendría a lo más, en populismo
Hay una a la vista: factible, incluyente: la Democracia Social. Puede ser el horizonte del ‘‘más allá de la curva’’, dando sentido y permanencia a la lucha, de hoy, de siempre.
http://www.listindiario.com/puntos-de-vista/2017/06/17/470478/mas-alla-de-la-curva

No hay comentarios:

Publicar un comentario