domingo, 18 de junio de 2017

Francia: la lucha por los no votantes

EUROPA

Francia: la lucha por los no votantes

Emmanuel Macron podría ganar la mayoría parlamentaria el domingo, pero muchos franceses ven esta elección con frialdad.
Frankreich Wahl 2017 | (picture alliance/dpa/F. Mori)
Los contrincantes chocan: Florian Philippot, candidato del populista partido de derecha Frente Nacional (FN), pasa por una cafetería con la mirada fija. Sus camaradas lo siguen. Christophe Arend, el candidato de "La República En Marcha” (LREM), conversa con los potenciales votantes en la terraza de la misma cafetería por donde pasó su oponente. A ambos hombres los separan unos cuantos metros. Ellos no se miran.
"Aquí, en este café, Philippot celebró su victoria en la elección del domingo pasado”, dice Arend. Que ahora él justo en ese local converse con los clientes es mera coincidencia, afirma. Ambos candidatos para la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias del próximo domingo se presentan por la provincia de Forbach, una pequeña ciudad situada en la frontera Alemania y Francia, a diez minutos de Saarbrücken.
Participación de un 37,4 por ciento
La circunscripción de Forbach podría ser una de las pocas en que el Frente Nacional gane. Florian Philippot, vicepresidente del partido, obtuvo el domingo el 23,8 por ciento de los sufragios. Christophe Arend, candidato del partido del presidente Macron, tuvo que conformarse con el 22 por ciento de los votos. Lo cierto es que a nivel nacional, la primera ronda del FN fue más bien decepcionante. En lugar de conseguir la meta de 15 diputados que se impuso el partido, se prevé que sólo logren 5 parlamentarios. Actualmente, los ultraderechistas tienen dos escaños en el Parlamento.
Lea también:
El interés en la elección parece bajo. El 37,4 por ciento de los votantes acudió a votar en Forbach, mientras que a lo largo de Francia la participación llegó al 48,7 por ciento. "La baja participación es el resultado de lo que experimentamos en Francia desde hace 30 años”, dice Arend. A raíz de la lucha política entre derecha e izquierda, los electores habrían perdido el interés. Arend es dentista y participó en la campaña electoral de Macron. Después de su elección, Arend fue designado por el partido del presidente francés como candidato a parlamentario. La principal preocupación de Arend es la economía local, ya que el desempleo en la región actualmente alcanza el 12,5 por ciento.   
Florian Philippot es responsable de la estrategia política que critica a la Unión Europea dentro del Frente Nacional. Philippot viene del norte de Francia, Incluso sin la ventaja de ser local para ganar en Forbach, dice que es el mejor candidato "porque tengo un proyecto real". "Quiero ofrecer una alternativa basada en las justicia social, la inmigración regulada y la cooperación concreta con Alemania, lejos de lo que la UE está proponiendo", dice a DW.
Miedo a la decepción
En la vecina localidad de Behren-les-Forbach, nada hace creer que hay campaña electoral. No se encuentra ni un solo cartel de los candidatos. Los edificios prefabricados del lugar fueron construidos en los años 50 para trabajadores extranjeros que fueron contratados por la industria del carbón. Hoy no queda nada del auge económico de la posguerra. Las calles en Behren-les-Forbach están abandonadas. La mayoría de las tiendas están cerradas. El último café que queda abre solo de vez en cuando.
Los extrabajadores del carbón están decepcionados de la política y los jóvenes saben que no tienen futuro allí, dice Francois Laval, director de la Facultad de Ciencias Políticas en Nancy. "Esta desesperanza en las antiguas zonas industriales puede ser utilizada por el Frente Nacional”, dice Laval al referirse al buen desempeño de Florian Philippot. Sólo el 21,2 por ciento fue a votar el domingo pasado en esta localidad. "No voté, pero creo que con la cantidad de personas que no votan, mi opinión no habría cambiado en nada el resultado”, dice Lucie Kopp. "Creo que aquí muchos votan por la derecha porque están cansados de la política”.
Una joven mujer se encuentra con Florian Philippot en la calle mientras hace campaña en Forbach. Con el celular en la mano se acerca al candidato diciéndole "mi tío está al teléfono, ¿puede saludarlo?”. Philippot le hace el favor. "Por supuesto que voté por él. Creo que tiene el programa adecuado para Francia y los franceses”, dice Marion Konfler después de su breve llamada telefónica.
"No creo que el Frente Nacional gane aquí”, dice una votante al pasar. El experto en política Francois Laval le da la razón. En la elección parlamentaria suele ganar el partido que ganó la elección presidencial.
Por ello Arend no baja los brazos. "Si ahora hablamos con gente que no vota, muchos creen que es solo para conseguir su apoyo", dice. Si su plan resulta y consigue ingresar al Parlamento, quiere a partir del mismo lunes siguiente trabajar para reencantar a quienes no creen en la importancia de votar. 
Doris Pundy (MN/JCG)    

DW RECOMIENDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario