miércoles, 9 de agosto de 2017

No hay cambios sin políticas para el cambio - César Pérez - #InstitucionalidadDemocrática #Cambio #MarchaVerde #findelaimpunidad - #MarchaVerde #findelaimpunidad

No hay cambios sin políticas para el cambio

Nunca como ahora habíamos tenido la oportunidad de articular un proyecto de cambio político social realmente democrático través de la acción masas, como la que nos ofrece el estado de ánimo, la subjetividad que se respira dentro y fuera de las marchas del Movimiento Verde
César Pérez - 9 de Agosto de 2017  
César PérezEs asombroso el gusto de la gente por los estribillos, por las consignas en los diversos momentos de la acción por demandas de objetivos, sean estos políticos, corporativos o puntuales. Es entendible, la sencillez de las demandas en acciones políticas, máxime cuando son de masas, es altamente efectiva para lograr el entusiasmo de la gente durante las movilizaciones. No obstante, hay problemas cuando quienes organizan y dirigen esas acciones también quedan atrapados en los límites de esas consignas o estribillos, pues no trascienden la mera situación del estado de ánimo contra un sistema al no tener ninguna propuesta de los elementos en que descansaría el nuevo orden que se pretende crear.
Es posible que la relativa brevedad de la generalidad de las experiencias de cambios que en los últimos tiempos se han intentado en diversos países, fruto de la acción de masas contra determinados sistemas o por inesperadas y clamorosas victorias electorales, radique en la levedad de esos fenómenos al no estar sentados sobre lineamientos generales, pero sustantivos, de propuestas de cambios políticos que  vayan más allá delos reclamos del momento, generalmente reducidos a consignas que por más justas que estas sean tienden a perder pertinencia en los nuevos escenarios surgidos de coyunturales acciones de masas o de votaciones. No hemos podido aprovechar las grandes posibilidades de las actuales redes de comunicación para articular un discurso propositivo con posibilidades de convertirse en programa transformador.
Ante la insuficiencia de los viejos paradigmas no es cuestión de crear otros que se propondrían como nuevos, sino asumir como ejes fundamentales de la acción política la articulación de muchas de las propuestas de ampliación y sustanciación de la democracia que desde los ochentas se han planteado en esta parte del mundo: las conquistas de los espacios urbanos y locales, democratización de las colectividades políticas y sociales, el derecho a la ciudad, la descentralización del Estado, leyes de partidos que garanticen la ampliación de la democracia y participación efectiva en la selección de los representantes en los lugares donde se toman las decisiones políticas claves etc. . De la articulación de estos objetivos políticos podría diseñarse el proyecto de sociedad que se quiere.
La política es hoy día el escenario principal, casi único, de la lucha por trasformaciones sociales fundamentales, quien no entienda esto no ha entendido nada de la política, o es un pretendido impolítico.
En el caso de nuestro país, estamos ante la eclosión del movimiento de masas más importante de nuestra historia y, sin embargo, se oye decir a algunos de sus dirigentes que no se introduzcan reivindicaciones políticas porque esto dividiría el movimiento, por lo cual plantean limitarlo a las simples consignas del fin de la corrupción y de la impunidad; en breve, judicializar la acción de masas, “protegerla” de la política. Una cortedad de miras que desde ya condenaría el movimiento a su levedad e inocuidad futuras, al no poder producir los cambios que esta sociedad requiere. La política es hoy día el escenario principal, casi único, de la lucha por trasformaciones sociales fundamentales, quien no entienda esto no ha entendido nada de la política, o es un pretendido impolítico.
En una recopilación de artículos del brillante Toni Judt, publicado luego de su muerte, resulta particularmente relevante uno en que se pregunta: ¿Que se ha muerto y que pervive de la socialdemocracia? La esencia de la respuesta que da a esa pregunta radica en que esta debe rescatar la memoria de las conquistas de la clase trabajadora y los sectores medios en la Europa de post guerra que consistió en la “aparición de un Estado proveedor de servicios sociales (…) del bienestar como derecho y su provisión como deber social”. Él no se plantea un nuevo paradigma, dado la complejidad del mundo actual, sino que toma como bandera el ideal de bienestar colectivo de una época. No es receta pertinente para nuestro país, sino un ejemplo extremo de la importancia que para algunos autores tienen las ideas de sociedad como guía para la política concreta.
Nunca como ahora habíamos tenido la oportunidad de articular un proyecto de cambio político social realmente democrático través de la acción masas, como la que nos ofrece el estado de ánimo, la subjetividad que se respira dentro y fuera de las marchas del Movimiento Verde. En el aprovechamiento de esa circunstancia para avanzar propuestas articuladas de reformas que se conviertan en un real proyecto de cambio no sólo radica la posibilidad de la sostenibilidad del movimiento, sino que es lo único que le daría sentido.
http://acento.com.do/2017/opinion/8481454-no-cambios-sin-politicas-cambio/
César Pérez - Agora - Sociólogo, municipalista y profesor de sociología urbana. Autor de libros, ensayos y artículos en diversos medios nacionales y extranjeros sobre movimientos sociales, urbanismo, desarrollo y poder local. Miembro de varias instituciones nacionales y extranjeras, ex director del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y ex dirigente del desaparecido Partido Comunista Dominicano, PCD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario