sábado, 5 de agosto de 2017

El chavismo consuma la instalación de su Constituyente

El chavismo consuma la instalación de su Constituyente

La excanciller Delcy Rodríguez fue seleccionada como presidenta del órgano legislativo convocado por Maduro

+
Los miembros de la Asamblea Constituyente posan frente al Parlamento. 
Con el traslado de dos inmensos retratos —uno con la imagen oficial del Libertador Simón Bolívar, y el otro con la del "comandante eterno", Hugo Chávez, el chavismo quiso simbolizar el afán de restauración y revancha que inspira la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, convocada por el presidente Nicolás Maduro e inaugurada este viernes en la tarde en Caracas.
"Volvió, volvió", coreaban los más de 500 diputados chavistasmientras atravesaban la entrada principal del Palacio Federal Legislativo. Llegaban caminando desde la cercana Plaza Bolívar, portando con ellos las dos imágenes con la devoción que se dedica a las reliquias. Ambas presidían las plenarias de la Asamblea Nacional que la Revolución controló de manera absoluta durante una década, pero fueron removidos de allí cuando en enero de 2016 empezó una nueva legislatura de mayoría opositora.
Sin hallar resistencia, los miembros de la Constituyente, leales al Gobierno, trajeron los cuadros al Salón Elíptico de la sede ceremonial del Parlamento, en pleno casco histórico de la capital venezolana. Ya habían desplazado de ese espacio a los diputados de la Asamblea Nacional, ausentes. Pero llegan además con la misión explícita de disolver ese poder, despojar a sus adversarios de su fuero de inmunidad y poner a algunos de ellos en prisión. Para llevarla a cabo, algunos de los miembros de la Constituyente apenas cuentan con el mandato de 1.000 votos, como se reveló en la víspera que ocurrió con los representantes del llamado sector empresarial.
La excanciller Delcy Rodríguez fue seleccionada como presidenta de la Constituyente, acompañada en la directiva por los exvicepresidentes de la República en las gestiones de Hugo Chávez, Aristóbulo Istúriz e Isaías Rodríguez. La ex ministra de Relaciones Exteriores, hermana del influyente alcalde del Municipio Libertador de Caracas, Jorge Rodríguez, aliado cercano del presidente Maduro, surgió como fórmula de consenso por un cargo al que aspiraban la esposa de Maduro, Cilia Flores, y el número dos del chavismo, Diosdado Cabello.
Delcy Rodríguez tomó juramento al resto de sus colegas. En la ceremonia no estuvieron ocupados los 545 asientos del cuerpo deliberativo. El día anterior, el Consejo Nacional Electoral (CNE) y el oficialismo acordaron repetir las elecciones en dos municipios de los Andes, lo que compromete siete curules.
"¿Juran ustedes defendernos de las agresiones imperialistas, de la derecha traidora?", preguntó retóricamente Rodríguez a los diputados. Un poco más tarde, en su discurso inicial, la presidenta de la Constituyente pidió a sus colegas agradecer al convocante "Nicolás Maduro, que hoy se hizo gigante". Maduro no asistió al evento, en un gesto para escenificar la soberanía e independencia de la nueva Asamblea frente a los poderes constituidos.
"Vinimos aquí no a destruir nuestra Constitución, sino a eliminar todos los obstáculos que nos han impedido materializar algunos de sus avances", aseguró Rodríguez. Con ello no solo ratifica el propósito de arrase de la resistencia que anima este proceso, sino que, sobre todo, responde las críticas de sectores disidentes del chavismo que han hecho distancia pública de la Constituyente, señalando que se pretende aniquilar la Constitución “original” de Chávez —la vigente, que data de 1999 para perpetuar en el poder a Maduro y los suyos.
Rodríguez advirtió también a la oposición que "esta Constituyente llegó para hacer justicia", puntualizando que sus líderes correrán con las consecuencias "si no se deciden a hacer acción política". Dijo que desde el sábado empezarán a tomar medidas: "No se sorprendan porque ya llegó el poder Constituyente". La primera sesión regular se iniciará a las diez de la mañana del sábado 5 de agosto.
En horas de la madrugada, agentes de la Guardia Nacional habían forzado la entrada al Salón Elíptico, para tomarlo de manera temprana y evitar que los diputados opositores de la Asamblea Nacional (AN) obstaculizaran la ceremonia. Se trata del lugar protocolar donde reposa el acta original de la Independencia, suscrita en 1811. Pero la incursión resultó innecesaria. Por una parte, el director de Protocolo de la AN había dicho un día antes que colaboraría con la instalación de la Constituyente. Por la otra, los parlamentarios afiliados a la alianza opositora, Mesa de Unidad Democrática (MUD), prefirieron integrarse a la marcha de protesta convocada desde temprano y que intentaba alcanzar, desde varios puntos del este de Caracas, la sede de la Asamblea Nacional.
Al momento de redactar este despacho, la marcha acababa de comenzar. Las fuerzas de seguridad en Venezuela  han comenzado a dispersan con gases lacrimógenos  a los manifestantes que se dirigían al Palacio Federal Legislativo en Caracas.
Con la instalación de la Constituyente, el chavismo desatendió las resistencias de buena parte de la comunidad internacional y una exhortación de última hora llegada desde el Vaticano, en la que se solicitaba suspender la puesta en vigor de un mecanismo que viene a complicar aún más la crisis política de Venezuela.

EL SUPREMO OPOSITOR ESCOGE EL EXILIO

La Embajada de Chile en Venezuela informó este viernes que recibió en su sede en Caracas a un sexto magistrado, integrante del Trubinal Supremo de Juticia “paralelo” que la Asamblea Bacional de mayoría opositora designó hace dos semanas. Se trata del abogado Luis Marcano Salazar, quien, como otros cinco colegas, se refugió en la legación diplomática chilena en busca de asilo político.
El Canciller Heraldo Muñoz confirmó desde Santiago de Chile la información. “El Gobierno de Chile actuará en esta materia de acuerdo con los principios jurídicos y humanitarios que inspiran su política exterior”, se limitó a decir el ministro.
Al mismo tiempo, el Gobierno de Panamá anunció que había concedido asilo político a los magistrados Gustavo Sosa Aguirre y Manuel Espinoza Melet. En un comunicado, la cancillería panameño reconoció que ambos juristas solicitaron protección al entrar “hace varios días” a la residencia y misión diplomática de ese país en Caracas.
El parlamento de mayoría opositor nombró el 21 de julio 33 magistrados en sustitución de los jueces designados, de forma ilegal -según el nuevo legislativo- , por la Asamblea Nacional chavista en diciembre de 2015.
La designación no fue reconocida ni por el Gobierno de Nicolás Maduro ni por el Supremo en funciones, leal al oficialismo, que prometió sancionar a los recién nombrados.
Un magistrado, Ángel Zerpa Aponte, ya está en prisión. Además de los otros seis refugiados en la embajada de Chile, el juez de la Sala Penal Alejandro Rebolledo se llegó al exilio en Estados Unidos.

MÁS INFORMACIÓN

https://elpais.com/internacional/2017/08/04/america/1501872143_533931.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario