viernes, 19 de mayo de 2017

No mirarse el ombligo - Por Orlando Jorge Mera @orlandojm

Por Orlando Jorge Mera @orlandojm
Publicado el: 18 mayo, 2017 orlandojorgemera@yahoo.com e-mail: redaccion[@]elnacional.com.do

No mirarse el ombligo



¿Qué significa ser oposición al gobierno? ¿Qué representa ser miembro del principal partido de oposición, como lo es el Partido Revolucionario Moderno (PRM)? Quizás en el pasado reciente, alguien haya respondido estas preguntas, pero hoy más que nunca tiene suma importancia responder y reflexionar sobre las mismas. La historia del PRM, por ser tan reciente, es muy conocida, pero está íntimamente vinculada a estas preguntas.
Formamos el PRM para marcar la diferencia ante un partido que, como el PLD, se adueñó de todas las instancias y esferas de poder con el propósito de eliminar la oposición política, a través de la repartición de posiciones, contratas y beneficios económicos a quienes hoy son sus aliados en el gobierno.
Quienes nunca aceptamos ser parte de ese tipo de tratativas contrarias a la esencia de la democracia, siendo por ello, expulsados y sancionados con el apoyo del aparato judicial que responde a los intereses oficiales, integramos este nuevo partido, gracias a la Alianza Social Dominicana, partido que nos recibió. En menos de dos años, el PRM es el principal partido de oposición, para orgullo de todos sus miembros y simpatizantes.
Ser oposición es criticar, fiscalizar y controlar a quienes están hoy en el gobierno. Pero, también es hacer oposición desde nuestra égida, perspectiva y visión de la justicia social, solidaridad e igualdad.
En ese contexto, es también entender que en el momento actual que vive el país, una sola fuerza por sí sola no basta para ganar el favor de la mayoría de los dominicanos, sino que se requiere el concurso y el esfuerzo e integración de fuerzas políticas, movimientos sociales y las organizaciones de la sociedad civil, y de todos los dominicanos de buena voluntad.
Cada día que pasa, nuestro rol debe ser y tiene que ser diferenciarnos de quienes hoy nos gobiernan. No puede ser por supuesto, hacer oposición por oposición, es hacer oposición firme y responsable, útil, con propuestas que recuperen y regeneren la democracia. Los ciudadanos deben percibir y sentir que no solo hacemos oposición, sino que estamos preparados para gobernar, con ética para iniciar la restauración moral e introducir los cambios que reclama el país.
Es hora de dejar de mirarnos el ombligo, y mirar al horizonte, a las señales que nos envía la sociedad. Grandes responsabilidades tiene el PRM sobre sus hombros con la democracia dominicana.
http://elnacional.com.do/no-mirarse-el-ombligo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario