miércoles, 12 de julio de 2017

Por qué Carolina Mejia le encanta a perremeístas de SDE? - Por Robert Vargas

Carolina Mejía
Carolina Mejía

¿Por qué Carolina Mejia le encanta a perremeístas de SDE?

Por Robert Vargas
Carolina Mejía, la hija del ex presidente Hipólito Mejía, tiene “un no se qué” que le encanta a la militancia del Partido Revolucionario Moderno, (PRM). Eso quedó en evidencia la semana pasada cuando anduvo en el municipio Santo Domingo Este.
Hombres y mujeres del PRM la acogieron como si la conocieran “de toda la vida”, aunque muchos la veían “cara a cara” por primera vez.
La percibieron como una de ellos, sin petulancia ni arrogancia.

Carolina Mejía
Carolina Mejía

Hasta le gustó cuando ella hizo alarde de su “galillo” y se definió como “chiquita pero tupía”.
Hablaba el mismo lenguaje del vecindario sin dejar de tener “don de mando”.
Le daba lo mismo estar sentada en la mesa directiva, que levantarse de su asiento para cederlo a una dirigente local, o colarse entre la multitud para escuchar desde allí los discursos de los demás.
Su sonrisa franca, abierta, bella, capturó casi a todos.
Ella, nada tonta, aprovechó esa empatía para trazar pautas, como si fuera una experta organizadora.
De los discursos de cada uno de quienes le antecedían en la palabra tomaba los conceptos fundamentales y los sumaba al suyo.
Cuando percibía que en algunos de esos discursos podía estar presente una o más críticas ocultas a los “hermanos perremeístas”, los suavizaba con llamados simples y sin complicaciones para que “no perdamos energías en discusiones que no aporten”.
Carolina Mejía
A continuación, subrayaba: “todos los días nosotros recibimos una recarga de energía; si (esa energía) la usamos de manera indebida llegamos gotados; si la usamos de manera efectiva logramos nuestra propósito”.
Carolina estaba improvisando las palabras, no las ideas.
Su propósito es ganar la candidatura presidencial para su “Papá”, manteniendo al PRM unido.
Eso explica que insistiera en reclamar “respeto” para “nuestros hermanos y hermanas perremeístas”.
De ellos dice que “merecen nuestra consideración y de nuestro respeto”.
Sin embargo, descata la necesidad de que todos los seguidores de “Papá” trabajen con “mucha pasión, ahínco, determinación”.

Carolina Mejía
Carolina Mejía

Todo eso sin olvidar que la competencia interna que libran es entre “hermanos” del mismo partido, no con adversarios.
Carolina Mejía, al más típico estilo de su padre Hipólito, le vendió ese discurso a los seguidores de este y, según las apariencias, le compraron el duscurso.
Por eso todos querían hacerse fotos con ella.
La perciben cercana, próxima.
Luis Abinader tiene el reto de encontrar a alguien de su entorno que pueda igualar a Carolina o superarla.
Si lo lo logra, es posible que en Santo Domingo Este tenga algunas dificultades para su proyecto.


http://ciudadoriental.com/carolina-mejia-le-encanta/

No hay comentarios:

Publicar un comentario